Trazando las Huellas del Trauma: Un Vistazo a la Neurociencia del Trauma

Neurobiología el Trauma. Psicóloga en Barcelona

Comprendiendo el trauma

La neurociencia del trauma es un campo en constante evolución que busca comprender cómo el trauma afecta el cerebro y el sistema nervioso, y cómo estos cambios impactan en la salud mental y emocional de las personas. A través de estudios e investigaciones, los científicos han logrado importantes avances en la comprensión de los efectos del trauma en el cerebro humano.

Uno de los conceptos clave en la neurociencia del trauma es la respuesta de lucha, huida o congelación del cuerpo frente a situaciones de peligro o amenaza. Cuando una persona experimenta un evento traumático, el cerebro activa el sistema de alerta de manera intensa, lo que desencadena una serie de respuestas fisiológicas y neuroquímicas destinadas a garantizar la supervivencia.

Durante un evento traumático, el cerebro puede liberar neurotransmisores como la adrenalina y el cortisol, que preparan al cuerpo para responder rápidamente al peligro. Sin embargo, si el trauma no se resuelve adecuadamente, estas respuestas pueden quedar atrapadas en el cerebro, lo que puede dar lugar a una variedad de síntomas asociados con el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y otros trastornos relacionados con el trauma.

El trauma afecta a la estructura y función del cerebro

La investigación en neurociencia del trauma también ha revelado cómo el trauma puede afectar la estructura y la función del cerebro a largo plazo. Por ejemplo, se ha demostrado que el trauma crónico puede alterar la amígdala, una región del cerebro involucrada en la regulación de las emociones, haciéndola más sensible y reactiva al estrés. También puede afectar al hipocampo, una estructura clave en el procesamiento de la memoria, lo que puede dar lugar a dificultades en la memoria y el aprendizaje.

Además, se ha demostrado que el trauma puede afectar la conectividad entre diferentes regiones del cerebro, lo que puede interferir en la capacidad de una persona para regular las emociones, tomar decisiones y mantener relaciones saludables. Estos cambios neurobiológicos pueden contribuir a una variedad de síntomas asociados con el trauma, como la ansiedad, la depresión, los trastornos del sueño y la disociación.

En resumen, la neurociencia del trauma ofrece una ventana fascinante hacia la comprensión de cómo el trauma afecta el cerebro y el sistema nervioso, y cómo estos cambios pueden dar lugar a una variedad de síntomas emocionales y psicológicos. Al comprender mejor los mecanismos subyacentes del trauma, los investigadores y los profesionales de la salud mental pueden desarrollar intervenciones más efectivas para prevenir, identificar y tratar el trauma y sus consecuencias.

Elisabet Gil García

Psicóloga General Sanitaria 22446

Psicóloga experta en tratamiento del trauma, psicología perinatal, apego y crianza.

Facilitadora del Círculo de Seguridad Parental (COSP)

Consteladora familiar

Comments are closed.